La NEUROPEDAGOGÍA es una ciencia naciente que tiene por objeto de estudio el cerebro humano, el cual debe ser comprendido como un órgano social, que necesita del juego y del abrazo para su desarrollo. En este sentido, el cerebro humano posee una alta capacidad cognitiva de permitir que sea modificado por los procesos de enseñanza y aprendizaje, especialmente lúdicos. De esta forma la NEUROPEDAGOGÍA es una disciplina tanto biológica como social. No puede haber mente sin cerebro, ni cerebro sin contexto social y cultural. En síntesis, el cerebro humano es un procesador de significados atravesados por una gran cascada de moléculas de la emoción y del sentimiento, que afectan nuestra mente y nuestra corporalidad. Es así como su actividad principal es hacer auto modificaciones y autoorganizaciones permanentemente (autopoiesis), y no, representaciones del mundo externo, como muchos autores lo plantean. La Neurociencia tiene como objeto descifrar el lenguaje del cerebro, y la NEUROPEDAGOGÍA, comunicarlo.

 

La lúdica como experiencia cultural es una dimensión  transversal que  atraviesa toda la vida, no son prácticas, no son actividades, no es una ciencia, ni una disciplina, ni mucho menos una nueva moda, sino que es un proceso  inherente al desarrollo humano en toda su dimensionalidad psíquica, social, cultural y biológica. Desde esta perspectiva, la lúdica está ligada a la cotidianidad, en especial a la búsqueda del sentido de la vida y a la creatividad humana. 

Es necesario resaltar que los procesos lúdicos, como experiencias culturales son una  serie de actitudes y de predisposiciones que fundamentan toda la corporalidad humana. Podríamos afirmar que son procesos mentales, biológicos, espirituales, que actúan como transversales fundamentales en el desarrollo humano. Por otra parte, estos procesos son productores de múltiples cascadas de moléculas de la emoción, que invaden toda nuestra corporalidad, produciendo una serie de afectaciones cuando interactuamos espontáneamente con el otro, en cualquier tipo de actividad cotidiana que implique actividades simbólicas e imaginarias como el juego, la chanza, el sentido del humor, la escritura, el arte, el descanso, la estética, el  baile, el amor, el afecto, las ensoñaciones, la palabrería. Inclusive, todos aquellos actos cotidianos como “mirar vitrinas”, “pararse en las esquinas”, “sentarse en una banca”, son también lúdicos. Es necesario aclarar al respecto que lo que tienen en común estas prácticas culturales, es que en la mayoría de los casos, actúan sin más recompensa que la gratitud  y la felicidad que producen dichos eventos. Es en este sentido que la mayoría de los juegos son lúdicos, pero la lúdica no solo se reduce al juego. 

Las experiencias culturales ligadas a la lúdica, a nivel biológico, son las que producen mayor secreción a nivel cerebral, de sustancias endógenas como las endorfinas, la dopamina, la serotonina. Estas moléculas mensajeras según las neurociencias, se encuentran estrechamente asociadas con el placer, el goce, la felicidad, la euforia, la creatividad, que son procesos fundamentales en la búsqueda del sentido de la vida por parte del ser humano. Desde estos puntos de vista se hace necesario ampliar los territorios cognitivos  de los sujetos a través de la lúdica para que como  mínimo exista una transformación de las miradas  y podamos comprender el mundo de una forma natural y placentera.  

VIDEOS RECOMENDADOS DEL AUTOR

MENSAJES Y CRISTALES DEL AGUA

BICHOS LÚDICOS PARTE 1

BICHOS LÚDICOS PARTE 2

ESTILOS DE PENSAMIENTO NEUROPEDAGOGÍA

LA IMPORTANCIA DE HABLAR CON EL
BEBÉ DESDE EL VIENTRE MATERNO

ESTIMULACIÓN INTRAUTERINA MATRICES PERINATALES

PEDAGOGÍA LÚDICA PARTE 1

PEDAGOGÍA LÚDICA PARTE 2

PEDAGOGÍA LÚDICA PARTE 3

 

 

 

 

Suscríbete a Nuestro Sitio Web

Los campos con (*) son obligatorios
 

 

Otros Sitios del autor

 

SÍGUENOS EN:

Copyright © 2012 NEUROPEDAGOGÍA LÚDICA - CARLOS ALBERTO JIMÉNEZ

Diseñado por ARTEANDRES